Ética de las profesiones

De Ética en las Empresas

Introducción

La ética de las profesiones se ocupa de revitalizar las profesiones, recordando cuáles son sus fines legítimos y qué hábitos es preciso desarrollar para alcanzarlos.

Una profesión es un tipo de actividad social, a la que se han atribuido desde Max Weber un buen número de características, de las que pueden destacarse fundamentalmente tres:


1. Se trata de una actividad que presta un servicio específico a la sociedad de una forma institucionalizada. El servicio ha de ser indispensable para la producción y reproducción de la vida humana digna, como es el caso del personal sanitario, docentes, juristas, ingenieros, arquitectos, empresarios, economistas y un largo etcétera que son imprescindibles, no sólo para mantener la vida humana, sino para promover una vida de calidad.


2. La profesión se considera como una suerte de vocación, lo cual no significa que alguien se sienta llamado a ella desde la infancia, sino que cada profesión exige contar con unas aptitudes determinadas para su ejercicio y con un peculiar interés por la meta que esa actividad concreta persigue. Sin sensibilidad hacia el sufrimiento de la persona enferma, sin preocupación por transmitir el saber y formar en la autonomía, sin afán por la justicia, mal se puede ser un buen médico, enfermera, docente o jurista. Y así podríamos seguir con las restantes profesiones.


3. El profesional, al ingresar en su profesión, se compromete a perseguir las metas de esa actividad social, sean cuales fueren sus móviles privados para incorporarse a ella. Cada actividad social tiene una meta precisa, unos bienes internos, por la que cobra su sentido y legitimidad social. Transmitir conocimientos y educar en la autonomía es el bien de la docencia; ampliar la información de los ciudadanos y proporcionarles opiniones diversas es el de la actividad informativa; prevenir la enfermedad, cuidar y curar es el bien de las profesiones sanitarias; trabajar por una convivencia más justa debería ser la meta de los juristas en sus diferentes dedicaciones.


En este sentido, cuando los motivos personales desplazan a la actividad interna de una profesión, cuando los bienes externos como son el poder y el dinero desplazan la meta última de la misma, la profesión se corrompe y deja de ofrecer los bienes que sólo ella puede proporcionar y que son indispensables para promover una vida humana digna, perdiendo su auténtico sentido y su legitimidad social.


La ética de las profesiones analiza los fines legítimos de cada profesión, mostrando los hábitos que es preciso desarrollar para alcanzarlos y recuperar de este modo el sentido de la misma.


Lecturas recomendadas

- A. Cortina: "Ética de las profesiones". En: A. Cortina, 10 palabras clave en ética de las profesiones, Verbo Divino, Navarra, 2000.
- J. Félix Lozano y otros , La educación en valores éticos en las enseñanzas cientifico técnicas
- J. Félix Lozano y Jordi Peris, Aspectos éticos en la dirección y gestión de proyectos
- J. Félix Lozano, Ética y toma de decisiones en la ingeniería
- Adela Cortina,Ética de las profesiones, El País, 20/02/1998
- Emilio Martínez, Ética profesional de los profesores, Desclée de Brouwer, Bilbao, 2010.

Herramientas personales