En Mercadona se esforzan día a día por cuidar el medio ambiente. Por eso son conscientes de la preocupación creciente de la Sociedad respecto a la producción de residuos de alimentos y sus emisiones de efecto invernadero.

Como consecuencia de la actividad de sus tiendas, inevitablemente algunos productos sufren daños durante el proceso de distribución que los convierten en no aptos para la venta, o bien no se venden en la fecha prescrita para garantizar al cliente la máxima seguridad en su consumo. Estos productos constituyen una parte pequeña del total de los residuos generados, pero con el objetivo de seguir mejorando en este ámbito, en Mercadona trabajan en la implantación de estrategias para evitarlos.

Todas las iniciativas que han desarrollado están basadas en la prevención y se centran en dar a las tiendas las herramientas necesarias para que gestionen y ajusten bien los pedidos y extremen el cuidado en la manipulación de los productos, evitando daños y sobrestocks  que puedan derivar en residuos.

Dentro de estas estrategias se destaca la de “Pedir lo que se va a vender. Ni más ni menos”. Para ello, el departamento informático de Mercadona ha diseñado en exclusiva una herramienta que denominamos “pedido Pr-PSV”. Con este novedoso sistema informático, los gerentes de la tienda ven en tiempo real la venta de cada código, comparándolo con el compromiso de venta. La herramienta muestra como prioritarios los productos que llevan más tiempo en tienda, y un sistema de alertas avisa de los códigos que pueden ponerse en liquidación, y si ven que falta o sobra género, se introduce la información y la causa para futuras referencias. Así, se realizan desde las propias tiendas pedidos estables y planificados ya que la herramienta les proporciona un histórico de venta fiable y les informa de los datos necesarios para que el pedido se ajuste a la venta real. Además, las tiendas y los almacenes están conectados por radiofrecuencia para saber la venta real de cada día y ajustar mejor los pedidos. Se tienen en cuenta fines de semana, festivos nacionales y locales, hábitos de consumo según regiones, estacionalidad, etc.

Aunque falta todavía mucho camino por recorrer, gracias a iniciativas como esta, la generación de residuos se ha reducido notablemente y esperamos que siga haciéndolo en el futuro.

Fuente: Pacto Mundial