El Ivie entrega a la Generalitat Valenciana el informe sobre el impacto del COVID-19 que servirá de base para diseñar la estrategia de recuperación económica en la autonomía

Nota: desde la Fundación ÉTNOR agradecemos al IVIE por permitirnos difundir libremente el contenido de Informe.

Las previsiones del impacto de la crisis del COVID-19 en la economía valenciana apuntan a una pérdida de renta y empleo por encima de la media nacional. Además, la comunitat ya partía de debilidades respecto al conjunto del país, con un PIB por habitante un 12% inferior a la media nacional. En este contexto, es necesario plantear una estrategia para la reconstrucción de la economía que logre recuperar cuanto antes el nivel de bienestar previo al coronavirus, pero también reducir la brecha que nos separaba de España desde antes de la crisis.

El Ivie ha elaborado un documento destinado a marcar la hoja de ruta hacia esos objetivos. El informe, entregado a la Generalitat Valenciana, ha sido presentado hoy por el presidente Ximo Puig ante los portavoces de los distintos grupos políticos representados en las Corts Valencianes y, posteriormente, a los medios de comunicación. El texto, coordinado por Francisco Pérez y Joaquín Maudos, incide en la importancia de la colaboración de todos los actores de la economía y sociedad valenciana para poder alcanzar los objetivos.

En primer lugar, se señalan las debilidades de la Comunitat Valenciana que ya existían antes de la crisis sanitaria: una mayor especialización productiva en sectores relacionados con el turismo, que se han visto más afectados por el confinamiento y las restricciones a la actividad; mayor peso relativo en el empleo de colectivos más vulnerables (temporales, parados, trabajadores menos formados, etc.) y la existencia de una tejido empresarial dominado por las microempresas. Además, la Comunitat Valenciana arrastra un problema de baja productividad de sus empresas y una financiación autonómica claramente inferior a la media.

La hoja de ruta se plantea para tres horizontes temporales. En el corto plazo, el principal objetivo es aplanar la curva de contagios, sostener el empleo y el tejido productivo, proteger los ingresos de los más perjudicados y reforzar la capacidad de pago de las Administraciones públicas valencianas. A medio plazo, es necesario volver a generar ingresos y evitar el riesgo de un endeudamiento público insostenible. Para ello, hay que aumentar la competitividad de las empresas, incorporando el conocimiento, para ganar productividad. Además, habría que mejorar la seguridad del sistema de salud, la situación de las residencias de la tercera edad y adaptar la educación a las limitaciones impuestas por el riesgo de contagio.

Por último, en el largo plazo, el informe destaca actuaciones en el ámbito privado dirigidas a potenciar la inversión en I+D, fomentar el crecimiento y la profesionalización de las empresas y aprovechar las oportunidades de la nueva normalidad. Y en ámbito público, se proponen actuaciones destinadas a modernizar la administración, agilizar el marco regulatorio, reforzar la inversión pública y eliminar la discriminación financiera de la Comunitat Valenciana. El documento se plantea, en definitiva, tres grandes líneas estratégicas:

  • Gestionar el avance de la sociedad del conocimiento, la digitalización y el trabajo del futuro para aprovechar las oportunidades que ofrece.
  • Adaptar el tejido productivo a ese nuevo escenario
  • Modernizar el estado de bienestar y la gobernanza de lo público.

Informe

Resumen ejecutivo

Fuente: IVIE