Valencia. 24/10/2019

Fundación Étnor, en colaboración con CaixaBank, ofreció ayer la conferencia “¿Es posible una sociedad del bienestar?” de la mano de Marc Simón, subdirector general de Fundación Bancaria “la Caixa”. Un evento en el que se perseguía la reflexión sobre las necesidades que presenta la sociedad y la importancia del compromiso social de empresas y organizaciones.

Gustavo López, director comercial de banca privada de CaixaBank en la Comunidad Valenciana, realizó la apertura institucional del acto, ofreciendo algunas pinceladas sobre los valores y el modelo de negocio de la entidad financiera, “el compromiso social de CaixaBank se puede definir como la vocación por mejorar la vida de las personas que viven en aquellos territorios en los cuales tenemos presencia”. En la inauguración de la jornada también intervino, el presidente de Fundación Étnor, Enrique Belenguer, quien agradeció la labor que realiza “la Caixa” por la sociedad del bienestar a través de su Obra Social, así como el apoyo de esta entidad a la Fundación; y destacó el objetivo compartido de las dos entidades por difundir la ética en las empresas y organizaciones. Recordando que los principios nunca fueron fáciles, sobre todo en la labor de unir ética y empresa, Belenguer afirmó que, finalmente, “hacerlo no solo era posible, sino que a mayor ahondamiento era necesario. Y el tiempo nos dio la razón”.

Del mismo modo inició Marc Simón su ponencia, quien recordó que con el paso de los años en “la Caixa” han tenido que reflexionar sobre las carencias sociales que se presentaban en determinados momentos y cambiar su forma de actuar, siendo “el acercamiento a las necesidades sociales” su principal objetivo. Aunque actúan también por el acercamiento de la ciencia y la cultura a la sociedad. Según Simón, “la Caixa es la tercera mayor acción social del mundo”, algo que han conseguido gracias a saber “cómo separar la actividad de generar un negocio y la cómo distribuir los recursos para causas sociales, sin mezclar una cosa con la otra”.  “A mayores beneficios el objetivo era crear más programas sociales”, añadía.

Las altas tasas de desempleo, el riesgo de pobreza crónica, la predicción de un cambio demográfico con tendencia a un mayor envejecimiento o la diversidad cultural ⎯que todavía se presenta como un reto⎯ son indicadores sobre el estado del Estado de Bienestar que, según Simón, no mejoran y deben abordarse de manera ordenada. Es por ello que, desde la Fundación Bancaria “la Caixa” creen que deben “contribuir a una sociedad que sea mejor, más justa y que de oportunidades a todas las personas que las necesite”.

Sin embargo, para conseguir este propósito Marc Simón declaró que lo importante “no es tan solo actuar, hay que pensar antes; decidir y definir cuál es la base en la que debemos actuar”. Tal y como apuntó, pensar cómo se puede ayudar utilizando bien los recursos es importante, ya que se puede “contribuir al empoderamiento de las personas en situación de vulnerabilidad y a la profesionalización de todos los sectores”. Con esta premisa, y bajo el lema “Cambiar presentes, construir futuros”, Simón destacó tres programas sociales que, con años de desarrollo, han logrado buenos resultados: el programa Caixa ProInfancia, cuyo propósito es analizar las causas de la pobreza infantil y mejorar la situación de familias que presentan dificultades; el programa Incorpora, que promueve el acceso al mercado laboral de colectivos en riesgo de exclusión social; y el programa de atención integral a personas con enfermedades terminales y sus familias, enfocado a atender el sufrimiento de las personas mediante el cuidado psicosocial.

Para terminar la conferencia el subdirector general de la Fundación Bancaria “la Caixa” quiso responder de forma directa al interrogante de cómo conseguir un Estado de Bienestar enfatizando en la necesidad de colaboración. “Para conseguir una sociedad mejor debemos preocuparnos todos porque la igualdad de oportunidades sea una realidad”, expresó. Mostrándose crítico con la “forma utilitaria” en la que se ha tratado al sector social durante muchos años Simón reiteró la necesidad de actuar de forma conjunta para favorecer la innovación: “la colaboración debe ser a todos los niveles, no cabe la competencia. Si queremos un Estado de Bienestar este debe permitir la colaboración. Y no debe hacerse por visibilidad sino por convicción”. Algo para lo que, según afirmó, resulta imprescindible la ética.