Miguel Juan, socio director de S2 Grupo.

 

1. ¿Cómo ha afectado la pandemia del covid-19 a tu organización? ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrenta?
Es difícil saberlo todavía. En nuestro sector, adaptar la mecánica del trabajo a esta situación es fácil. Todos nuestros empleados se manejan bien con la tecnología y hemos sido capaces de organizar el trabajo desde casa en pocos días.
El problema será el impacto que tendrá el aislamiento en las organizaciones de nuestros clientes y, por lo tanto, en la continuidad de los proyectos en marcha y en la venta a nuevos clientes. Creo que, en eso, todos esperamos un efecto negativo importante.
Además, si hemos de mantener este tipo de funcionamiento para esta u otras crisis futuras, habrá que ver el impacto a largo plazo en la organización. En cualquier caso, esto también puede abrir nuevas oportunidades, por ejemplo, facilitando la internacionalización de las actividades.

 

2. ¿Crees que tu sector empresarial, el gobierno y/o la sociedad civil debe realizar alguna acción en especial para paliar los efectos de esta crisis a medio y largo plazo?
En primer lugar, hay que ayudar a los más desfavorecidos, personas que estaban en paro o que van a estarlo tras el fuerte impacto económico. Creo que deberíamos revisar el concepto de una renta básica en situación de emergencia.
En segundo lugar, hay que intentar salvar tantas empresas como sea posible, con la consecuencia de la preservación de los puestos de trabajo. Va a hacer falta liquidez para soportar la previsible reducción de ingresos y, además, en momentos en que las empresas serán menos solventes financieramente.
Por otra parte, hay que ser realistas y entender que, aunque la sociedad se ha adaptado a una situación imprevista, lo ha hecho de manera precaria en la mayoría de los casos. No nos debemos dejar engañar por las apariencias: las empresas en general no están preparadas para el teletrabajo generalizado, el sistema educativo no ha reaccionado ni medio bien, el sanitario ha evidenciado una falta de medios preocupante y nuestro estilo de vida no se cambia de la noche a la mañana.

 

3. ¿Cómo crees que será el escenario posterior a la crisis? ¿Cambiará el tipo de relación con tus empleados, clientes, proveedores, y el resto de grupos de interés?
Creo que la crisis ha sido una prueba para medir el grado de confianza entre las empresas y los trabajadores y también con el resto de grupos de interés. Aquellos que hayan salido bien parados de esta prueba, verán fortalecida su relación. También, formas de relación no basadas en la presencia física, que antes se descartaban en muchos casos, ahora se verán como una posibilidad más, con lo que se abren nuevas posibilidades.

 

4. ¿Qué acciones ha llevado a cabo tu organización para ayudar a los más vulnerables en estos momentos?
A través de los cauces adecuados, nuestra organización está prestando soporte para garantizar la seguridad de las plataformas de tecnologías de información usadas durante la crisis.
En cuanto a la ayuda a los más vulnerables, no hemos realizado ninguna acción adicional a lo que ya hacemos normalmente.

 

5. ¿Cómo crees que afecta a la globalización? ¿Cómo crees que afecta a las tecnologías?
Creo que habrá dos corrientes opuestas y contradictorias. Por una parte, es probable que se instaure un cierto miedo a los viajes internacionales o que, al menos, se dificulten los movimientos de personas. Se ha mostrado, en varios casos, una falta de solidaridad entre países, pero, sobre todo, de coordinación internacional.
Precisamente, por esto, y por la palpable demostración de que este tipo de amenazas sólo se pueden vencer si existe esta coordinación, es posible que se potencie a las organizaciones internacionales de cooperación o incluso se creen nuevas iniciativas, lo que jugaría a favor de la globalización.
En el campo tecnológico se seguirá avanzando. Creo que ha quedado demostrado que, sin los medios tecnológicos que estamos utilizando, el impacto de la crisis hubiera sido mucho mayor.

Aquí puedes ver el resto de respuestas de otros miembros de ÉTNOR