Rosendo Ortí, director general de Caixa Popular.

1. ¿Cómo ha afectado la pandemia del covid-19 a tu organización? ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta?
La situación actual es un hecho nuevo que no se ha dado en los últimos 50 años, para combatir la pandemia se han tomado una serie de medidas con el objetivo de frenar la expansión del virus que nos han hecho que modifiquemos de manera radical nuestras costumbres y manera de hacer las cosas obligándonos a adaptarnos con rapidez a la situación y a las distintas medidas que se han ido tomando por parte de las autoridades.
Las medidas de confinamiento adoptadas supone una parada en seco de la economía y nos han obligado a cambiar la manera en que hacíamos las cosas sin dejar de dar el servicio a nuestros clientes pues es, en estos momentos de incertidumbre, cuanto más nos necesitan y ahora es cuando tenemos que mostrarles que estamos donde tenemos que estar que es a su lado.
La operativa transaccional habitual del cliente no se ha visto excesivamente afectada pues gran parte de ellos ya operaban por canales digitales como el móvil o el ordenador.
El teletrabajo en especial en las Oficinas nos ha supuesto un reto pues ha obligado a cambiar procedimientos y maneras de relacionarse con los clientes con el objetivo de continuar prestando un servicio profesional y de calidad, en este punto me gustaría destacar y agradecer el esfuerzo de adaptación que todo el equipo de profesionales de Caixa Popular ha realizado ante esta situación.
El desafío más importante se deriva de las consecuencias económicas que la pandemia y las medidas de confinamiento están teniendo sobre nuestros clientes familias, comercios, autónomos, empresas y cooperativas. La falta de ingresos puede provocar situaciones de falta de liquidez que si no se resuelven abocaran a situaciones difíciles, es aquí donde tenemos que anticiparnos apoyar a nuestros clientes y acompañarles en estos momentos para mitigar las consecuencias y agilizar la recuperación.

 

2. ¿Crees que tu sector empresarial, el gobierno y/o la sociedad civil deben realizar alguna acción en especial para paliar los efectos de esta crisis a medio y largo plazo?
En este sentido pienso que hay que reflexionar sobre muchos aspectos que se están produciendo y que nos pueden ayudar a salir reforzados de esta situación. La colaboración, el diálogo empático y la cooperación entre los distintos agentes se ha revelado como una fórmula eficaz para afrontar los retos, en este sentido establecer los cauces para que esto continúe una vez pasado la situación de alarma ayudará a tomar decisiones más acertadas.
Tendremos que abordar las debilidades que la pandemia nos ha mostrado. Dejar la producción de productos estratégicos en terceros países sin tener asegurado suministros de seguridad no es una opción que nos podemos volver a permitir. Habrá que abordar de una manera decidida, buscando el consenso sobre servicios básicos como la sanidad o la educación y repensar el modelo económico que queremos.
Finalmente pienso que lo más importante es que cuando tomemos decisiones pensemos en cómo van a incidir sobre las personas a las que afecta más allá de los aspectos económicos, hay que incorporar la perspectiva humanística en las tomas de decisiones de las organizaciones esto nos ayudará a dar un salto cualitativo y a impulsar los procesos de innovación.

 

3. ¿Cómo crees que será el escenario posterior a la crisis? ¿Cambiará el tipo de relación con tus empleados, clientes, proveedores, y el resto de grupos de interés?
No sé cómo será el escenario post crisis, lo que sí que sé es que será distintito. Podemos intuir que van a cambiar muchas cosas, pienso que las tecnologías van a continuar ganando peso, la impresión 3d y el internet de las cosas van a dar un salto cualitativo y todo esto debe ser acompañado por un uso ético de los datos y de las propias tecnologías.
En cuanto a la relación con los grupos de interés, en el caso de Caixa Popular, pienso que no van a cambiar demasiado, lo que sí que cambiará será la manera y los canales con los que interactuaremos con ellos. Somos conscientes de la importancia que tienen los grupos de interés en nuestra organización y como nuestras decisiones los pueden afectar. No es casualidad que en nuestro plan estratégico 2020-2022, realizado antes de la pandemia, los hayamos incorporado buscando dar respuesta a sus requerimientos y expectativas.
En este sentido, pensamos que tenemos que priorizar la escucha y el dialogo con grupos interés pues en gran medida nuestro desarrollo como entidad está en el conocimiento y cercanía con ellos y con el entorno en el que realizamos nuestra actividad. Esta crisis nos ha demostrado lo importante que es la proximidad y el conocimiento del medio para poder tomar decisiones, eso sí, sin perder de vista la perspectiva global pues estamos en un mundo globalizado donde decisiones o hechos que se producen en cualquier parte del mundo nos afectan y de esto tenemos muchísimos ejemplos.
En cuanto al equipo humano nuestro caso es particular, somos una cooperativa de crédito donde las personas que trabajamos somos los propietarios mayoritarios de la entidad. Esta particularidad, junto con los valores y la cultura empresarial que tenemos, hace que las personas estén muy comprometidas con el proyecto, aportando su conocimiento y esfuerzo para que nuestros clientes, socios, proveedores, organizaciones y administraciones puedan superar esta situación lo antes posible.
El modelo de empresa cooperativa, en el que la persona es el elemento central, es un modelo más resilente y así se ha demostrado en la crisis financiera anterior, un ejemplo de ello es que ninguna cooperativa de crédito ha recibido ayudas públicas de la administración durante la anterior crisis, mientras cajas de ahorro o bancos sí que necesitaron grandes sumas del dinero de todos.
Pienso que este rasgo en el que la persona, y todo lo que ello implica, sea el elemento central de las organizaciones, junto con las tecnologías van a ser dos de los elementos claves del escenario que surgirá después del Covid-19.

 
4. ¿Qué acciones ha llevado a cabo tu organización para ayudar a los más vulnerables en estos momentos?
Somos conscientes de la situación por la que atraviesa la sociedad y de la importancia de salir en las mejores condiciones para afrontar la vuelta a la normalidad del tejido económico de nuestro entorno lo más rápido posible, para ello hemos tomado distintas medidas que afectan a empresas, cooperativas, comercios, autónomos, asociaciones y familias que permitan superar estos momentos.
En la anterior crisis ya lo demostramos no realizando desahucios traumáticos y apoyando al tejido comercial y empresarial dando la financiación que necesitaban y, en esta, estamos reforzando las medidas.
Para facilitar la liquidez, además de estar adheridos a las medidas que las administraciones han establecido, hemos establecido líneas por importe de más de 300 millones de euros de rápida concesión para nuestros Clientes.
Para apoyar a las familias se han ampliado los límites de las tarjetas de crédito, se ha adelantado el pago del paro y de las pensiones. A los comercios, autónomos, profesionales, empresas y cooperativas no se les va a cobrar la comisión del uso de los TPV de marzo y abril.
A todos nuestros clientes, a los que se les haya cobrado, se les ha devuelto la comisión de mantenimiento de la cuenta del mes de marzo.
No nos hemos olvidado de las asociaciones, que en estos momentos están demostrando que son un actor importante que mantiene cohesionada a la sociedad trabajando por la solidaridad y reforzando lo que llamamos la amistad cívica, para ellas tenemos una línea especial de financiación para garantizar su liquidez así como mantener los compromisos de colaboración pactados con ellas y que por la suspensión de actividades no han podido realizar habiendo realizado inversiones en ellas.
A todas estas iniciativas, habría que añadir una más especial si cabe y que muestra el compromiso social de todas las personas que integran Caixa Popular. De forma voluntaria, los trabajadores de la entidad han donado un día de su salario en beneficio de los hospitales valencianos para hacer frente a esta pandemia.

 

5. ¿Cómo crees que afecta a la globalización? ¿Cómo crees que afecta a las tecnologías?
Esta situación es un caso paradigmático de las consecuencias que tiene la globalización para las sociedades, nos demuestra como los hechos que se producen en cualquier parte del mundo nos afectan y como las experiencias, la colaboración y la solidaridad de los demás ayudan a superar las situaciones, todo esto acelerado por las tecnologías que nos permiten conocer inmediatamente lo que está pasando en cualquier parte del mundo.
Esta perspectiva global no nos tiene que hacer perder el enfoque local más cercano a la personas y al entorno en el que nos movemos. Es la actuación a nivel local y desde el conocimiento de lo más próximo lo que nos va a permitir aportar y tener resultados a nivel global, en este sentido pienso que la intercooperación puede ser un aspecto a destacar pues permite operar a nivel global con esa visión local.
Un ejemplo claro es el de la AECR-Asociación Española de Cajas Rurales y el Banco Cooperativo Español. Una alianza que nos permite colaborar a 29 cooperativas de crédito españolas teniendo una visión global pero manteniendo la independencia y la vinculación de cada entidad con su territorio al mismo tiempo que permite que nos aprovechemos de economías de escala y alcance, así como de las experiencias y buenas prácticas que cada una realizamos en nuestro entorno.
Esto requiere empatía, compromiso, dialogo, altura de miras, pensar en el bien común y ceder algo de autonomía pero seguro que aporta una solución mejor que si se opta por el individualismo, el cierre de fronteras y el sálvese quien pueda.

Aquí puedes ver el resto de respuestas de otros miembros de ÉTNOR